Pule o oración en el Lomi lomi

Lomilomi – La importancia del Pule

El verdadero lomilomi siempre empieza con un pule, o oración – silenciosamente, verbalizado o como un canto tradicional hawaiiano. Siempre se reconoce que la sanación está en manos de Dios, o el Yo Superior del receptor, que está directamente conectado con Dios.

Creo que es importante re-aprender que es realmente la oración. Aunque es muy personal para cada uno de nosotros, como debe ser, probablemente no es simplemente lo que otros nos han enseñando. No se trata tanto de pedir algo mucho como de dar las gracias desde un lugar de genuina gratitud. Puede ser tan simple como estar verdaderamente en silencio y abrir tu corazón y alma a la Verdad superior.

En muchos sentidos, Dios (referido como Akua o Atua en Polynesia) siempre está enviando bendiciones; somos nosotros los humanos los que parece que no tenemos la habilidad de recibir los mensajes que nos envía. Los hawaiianos creen que cada persona nace con un “bol perfecto de energía de luz”, porque somos creados a la imagen de Dios. Por eso, durante la sesión de sanación, se toca la esencia divina de la persona.

Pule sirve de centramiento al practicante y le prepara para ser vehículo de un servicio altruista y de amor, durante, e incluso después del lomilomi. En un nivel práctico, ayuda a mantener el foco de atención e invocar la intuición. Pule también prepara el receptor a estar abierto a la posibilidad de sanación y a ser receptivo a niveles más sutiles de realidad y conciencia.

Los hawaiianos conocían el valor de la oración, incluso durante días antes de la sesión de lomilomi. A menudo no procedían hasta recibir un “mensaje” de Akua clarificando las necesidades profundas del paciente. Un sanador realmente dotado puede resonar con la frecuencia más elevada de la presencia divina, sirviendo de conductor de su energía, y dirigirla hacia el tejido o parte del cuerpo que parece bloqueada o en un estado de distrés. La realidad de este estado de conexión entre el practicante y el receptor puede ser tan poderoso que el contacto físico puede incluso no ser necesario. Es como si se hubiera entrado en otra dimensión.

Antes de empezar una sesión de lomilomi, uno debe estar en un estado de la mente apropiado. Los ejercicios para ayudarte a salir de tu propia inercia e incrementar tu mana (energía, fuerza vital, poder) son beneficiosos. Los hawaiianos a menudo usarían canciones o cantos suavemente mientras trabajan, ayudando al alivio de sus pacientes. Llenarte con gratitud genuina y paz es importante. Es fácil sentir la presencia de Dios en Hawaii, pero allí donde estés, puedes crear ese sentimiento sagrado de ser uno con el Espíritu Divino.

Los hawaiianos de la antigüedad disponían de un entorno propicio para esto. Viviendo en una gran isla tropical, comiendo pescado, taro, hierbas y frutas, trabajaban muy cerca de la naturaleza, rodeados de arcoíris, saltos de agua, playas y suaves lluvias cálidas. La mayoría observaba y trabajaba de acuerdo con los ciclos naturales, hablando con ellos y dando las gracias. Incluso las pohaku (rocas) tenían sus historias para contar si el oyente estaba listo para oírlas. Durante la oración, es fácil sentir la intima conexión entre todas las cosas. En hawaii es extra especial, uno puede casi oler el mana (poder o energía) en el aire. En la Isla Grande, los sanadores también extraen poder bruto de los volcanes. La isla está viva con el fuego de la creación, y nueva tierra volcánica es añadida continuamente. Ésta era y es una potente fuerza para usar en todas las prácticas de sanación.
Lo creas o no lo creas, puedes aprender a orar. Aquí está una oración hawaiiana que uno de mis mentores nos dio para compartir con estudiantes y buscadores:

E hui kala mai, a E hui kala aku (Yo extiendo mi perdón, y tu extiendes tu perdón)
E hui kala kakou, kekahi i kekahi (Yo extiendo mi perdón a todos, uno a uno).

No te preocupes por la pronunciación, solamente dilo desde lo más profundo de tu ser.

La cosa más maravillosa es que recibes tanto como das cuando tu oración es sincera!

 Bendiciones,
Nancy Kahalewa

This post was written by , posted on marzo 9, 2013 sábado at 11:29 am

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: